lunes, 16 de febrero de 2015

Koënig Tiger

Koënig Tiger
Panzerkampfwagen VI Tiger II Ausf. B
(Tamiya, escala 1/16 - RC)

Tiger II es el nombre por el que se suele conocer un carro de combate pesado de gran tamaño alemán de la Segunda Guerra Mundial cuya última designación oficial alemana fue Panzerkampfwagen Tiger Ausf. B (‘vehículo de combate blindado Tigre variante B’), a menudo abreviado como Tiger B.5 La designación del inventario de vehículos militares alemanes para este carro de combate era Sd.Kfz. 182.5 También era conocido como Königstiger5 "Rey Tigre" o "Tigre Real".

El diseño seguía el mismo concepto que el Tiger I, pero destinado a ser aún más formidable y efectivamente contundente en prestaciones. El Tiger II combinaba el grueso blindaje del Tiger I con el blindaje inclinado usado en el carro de combate medio Panther. Con un peso que casi alcanzaba las 70 toneladas, estaba protegido por entre 100 y 180 mm de blindaje en la zona frontal,6 y estaba armado con el cañón largo KwK 43 de 88 mm L/71. Su chasis también sirvió de base para el cazacarros sin torreta Jagdtiger.


El Tiger B fue entregado a los batallones de tanques pesados del Ejército alemán (Schwere Heeres Panzer Abteilung - abreviados s.H.Pz.Abt) y de la Waffen-SS (s.SS.Pz.Abt). Fue usado en combate por primera vez por el 503º Batallón de Tanques Pesados (s.H.Pz.Abt. 503) durante la campaña de Normandía el 11 de julio de 1944;8 mientras, en el Frente Oriental la primera unidad acorazada en ser equipada con Tiger II fue el batallón 501 (s.H.Pz.Abt. 501) que el 1 de septiembre de 1944 contaba con 25 de estos carros de combate en servicio operacional

El Tiger II se empezó a concebir en 1937, cuando la Alemania nazi pensó en crear un carro pesado aun más eficaz que los ya fabricados Panzer III y Panzer IV. El diseño lo llevaron a cabo cuatro empresas: Daimler-Benz, Henschel, MAN y Porsche.

Creado el Tiger I, el proyecto del Tiger II no reaparecería hasta el 26 de mayo de 1941, cuando Hitler y los desarrolladores se reunieron. Hitler quería un tanque más potente que sus homólogos, de muy buenas prestaciones en combate y potencia de fuego y capacidad ofensiva formidables. Un tanque, que en fin, sobrepasase en creces a los carros de combate enemigos.

Para ello se dispuso que en vez de colocar el cañón de 88 mm que tenía el Tiger I, se pusiera uno que pudiera atravesar una plancha de blindaje de 100 mm, con una distancia efectiva del cañón de 1500 m, así como poner más blindaje y que, a pesar del peso, pudiera moverse a 40 km/h.

Las marcas Porsche y Henschel diseñarían el chasis y Krupp debería hacer la torreta. Pero el desarrollo y producción estarían sembradas de problemas entre las diferentes firmas y la oficina de diseño de carros del Departamento de Armamento y Material.

El prototipo Porsche fue llamado Tipo 180 o VK 4502 y tuvo dos versiones: Hintern o Vorne, la primera versión tenía la torreta ubicada hacía atrás; mientras que la Vorne estaba ubicada frontalmente. De la versión trasera se fabricaron solo tres prototipos mientras que la Vorne fueron aproximadamente 50 vehículos, más 60 torretas tipo P2-Turm. Todos los prototipos fueron empleados en combate.

Había dos diseños de torretas muy similares para el tanque, uno de Henschel y otro de Porsche. Sin embargo, las torretas fueron diseñadas y fabricadas por Krupp para ambos modelos. Porsche con su torreta denominada P2-Turm, pensaba que ganaría el contrato y fabricó 60 vehículos, aunque otras fuentes indican que sólo fueron 50. No obstante, el diseño de Porsche perdió frente al de Henschel con su diseño H3-Turm. Entre las razones de esta derrota se encontraba que el diseño de Porsche utilizaba demasiado cobre, pero otra razón era que tenía una torreta con la parte frontal curvada.

Esta forma curvada era una trampa para disparos. Una trampa para disparos es una parte del tanque donde la metralla del impacto no es desviada con seguridad, sino que es desviada impactando en otra parte del tanque. En el caso de la torreta de Porsche, la trampa para disparos se localizaba en la parte inferior del mantelete del cañón. Si un impacto alcanzaba esa zona, la metralla se desviaba hacia el techo del casco, donde se localizaba el conductor y el radio-operador, que estaba menos blindado y era mucho más fácil de penetrar.

Aunque ninguna de las versiones de Porsche Hintern o Vorne fue aprobada y producida en escala industrial, aproximadamente 60 torretas Porsche fueron añadidas al casco estándar y entraron en combate como King Tiger II. La versión de Porsche de los tanques podía ser identificada por la torreta de forma curvada del mantelete y con un saliente recto en el lado izquierdo para acomodar la cúpula del comandante.

No fue hasta octubre de 1942 cuando se pidió que se iniciara la producción del Tiger II. Se pidieron a Porsche 170 unidades, pero debido a los continuos errores mecánicos que tenían, se cerró el contrato y se dispuso que fuera la marca Henschel quien fabricara los tanques. Para entonces, el encargo fue mayor: 350. Se cree que Henschel fabricó unas 1500 unidades del innovador carro de combate.

En octubre de 1943, el Tiger II supera la prueba de inspección y al año siguiente comienza su producción en cadena en un número cercano a 50 unidades al mes, pero esto se vio reducido debido a los continuos ataques de la aviación aliada a las fábricas de la firma Henschel ubicadas en Kassel.

En 1943 se construyeron 3 unidades; en 1944 la cantidad fue de 377 Tiger II; y en 1945 se fabricaron 107. Cada tanque recibía un número individual en la torreta.

El Tiger II tenía una dotación de cinco hombres: conductor, radiooperador/ametrallador, comandante, artillero y cargador. Este número se vio en algunos casos reducido debido a las numerosas bajas que la guerra estaba produciendo. Las dotaciones solían estar mal entrenadas y no eran expertas en combate, debido a las prisas para que los efectivos llegasen al frente.

Los Tiger II eran enviados a las compañías de carros pesados (Schwere Panzerabteilungen) tanto del ejército alemán (Wehrmacht) como de las Waffen SS.

El primer Tigre II entró en combate el 18 de julio de 1944 en Normandía con el schwere Panzer Abteilung 503 (Batallón Pesado Panzer 503). En el Frente Oriental entró en combate por primera vez el 12 de agosto de 1944 con el schwere Panzer Abteilung 501 (Batallón Pesado Panzer 501) en la lucha por la cabeza de puente de Baranov sobre el Vístula.

Posteriormente, aparecieron en la batalla de las Ardenas, en la ofensiva soviética en Polonia y en Prusia Oriental en enero de 1945, en las ofensivas alemanas en Hungría en 1945, luchando al este de Berlín en las colinas Seelow en abril de 1945 y finalmente en la ciudad de Berlín en los últimos momentos de la guerra.

Su fuerte blindaje y el cañón de gran alcance le daban al Tigre Real ventaja sobre sus oponentes. Esto fue una realidad en ambos frentes. Su principal oponente, el tanque soviético IS-2 tenía prestaciones bastante similares en lo referente a blindaje a pesar de tener una masa 20 toneladas inferior al modelo alemán, aunque era paradójicamente algo más lento también. Sin embargo, el cañón 88/71 del carro alemán era superior en alcance, precisión, penetración y cadencia de tiro a su opuesto soviético de 122 mm. Con todo, la escasa producción de este modelo aunada a la gran cantidad de otros tanques aliados y soviéticos como el T-34/85 y el Sherman, así como la enorme extensión de los frentes en que luchaba Alemania cuando el vehículo entró en servicio, hicieron del Rey Tigre un tanque demasiado escaso. En una posición defensiva, el Tigre B era casi imposible de destruir. Sin embargo, ofensivamente tenía menos éxito debido a que quedaba demasiado expuesto a ataques aéreos, y la superioridad aérea aliada era absoluta para aquél entonces.


Su blindaje lo hacía a prueba de otros tanques frontalmente y de armas antitanque de infantería en todos sus ángulos. No existen pruebas ni testimonios al menos de que algún Tigre Real fuera alcanzado en su parte frontal y que el proyectil enemigo penetrase su blindaje.
Su velocidad era adecuada a su tamaño incluso superior a ciertos Sherman, M26 Pershings, IS-2 y Churchills enemigos. El Tigre B era muy pesado y a pesar de ello impresionaba por su movilidad y maniobrabilidad, algo que siempre se ha puesto en duda con generalizaciones banales y no fundamentadas en especificaciones reales, informes de pruebas o reseñas posteriores a la acción de las unidades que usaron el Tigre Real. A pesar de estas observaciones frecuentemente repetidas, la capacidad del Tigre II para superar obstáculos y rodar campo a través era tan buena o mejor que la de la mayor parte de los carros alemanes y aliados.

Asimismo, se tomó la decisión de dotar al Tigre H3 con una dirección de doble radio, es decir, las orugas del carro podrían girar en direcciones opuestas, facilitando los giros, pero era más complicada y más propensa a averías, dado el menor tamaño de las partes.
 Finalmente, debido a la cancelación del Panther II y a los problemas que mostraba su transmisión (la Zahnradfabrik Ak 7-200) se decidió adoptar la del Tigre I, la Maybach Olvar 40 12 16 modificándola a fin de resolver los problemas experimentados por ésta, eliminando los engranajes auxiliares que producían el giro de la torre del interior de la transmisión, los cuales causaban la mayor parte de las averías.

Pese a tener el motor en la parte trasera, la transmisión, como era común en los carros alemanes, se hallaba al frente y se podía acceder a ella y al mecanismo de dirección desde una gran tapa frente a la torre, lo mismo podía hacerse con el motor y los sistemas de refrigeración a través de una tapa trasera. La propulsión estaba dada por un motor de gasolina Maybach HL 230 P30, de 12 cilindros y 750 hp a 3000 rpm, acoplado a una transmisión Maybach Olvar 40 12 16 B, con una dirección Henschel L 801 de doble radio, lo cual posibilitaba una velocidad máxima de 41,5 km/h. El carro en orden de combate pesaba unas 68,5 t, que descansaban sobre nueve ruedas de rodadura imbricadas por lado, con llantas de acero y acolchado de caucho, asociadas a una suspensión de barras de torsión transversales. El carro poseía unas orugas de combate de doble eslabón, no lubricadas de 800 mm de ancho, ejerciendo una presión de 0,76 kg/cm2, aunque con las orugas hundidas 20 cm.

Otro de los grandes mitos referidos al Tigre II se refiere a sus continuas fallas. Es cierto que el carro experimentó inicialmente bastantes problemas sobre todo en lo que hace a su propulsión, pero se produjeron continuas mejoras que fueron eliminando los problemas, que eran debidos a dos causas principales: pérdidas de lubricante en las juntas, y en tren de rodadura que había sido diseñado para un vehículo de 40 t. Un problema aparte lo constituían unas tripulaciones poco entrenadas que eran colocadas al mando de un carro sofisticado y complejo con pocos días de preparación, generalmente en otro tipo de carro. El problema mayor es que estas tripulaciones no cumplían con los procedimientos de mantenimiento del carro. Cuando se trataba de tripulaciones entrenadas, que cumplían con los mismos, otra era la historia.
Los informes de condición reunidos a partir del 15 de marzo de 1945, muestran un 59 % de los Tigre perfectamente operativos, frente a un 62 % de Panzer IV y un 48 % de Panthers.

al vez la característica más sobresaliente del Tigre II haya sido su potencia de fuego, no en vano el mismo Hitler insistió en armarlo con el cañón largo de 88 mm. El Tigre II llevaba un total de 86 proyectiles, entre los cuales se encontraban los Pzgr (Panzergranate, granada de tanque) 39/43, perforantes explosivos, los Pzrg 40/43, perforantes subcalibrados con núcleo de tungsteno, los Pzgr Gr 39/43 HL con carga hueca, además de los Sprgr, rompedores.
La proporción recomendada era de 50 % de estos últimos y 50 % Pzgr 39/43. Si se hallaban disponibles se llevaban también algunos Pzfr 40/43 para lidiar con los IS II. No se prefería a las cargas huecas, dado que su menor velocidad los hacía menos precisos, en tanto los Pzgr 40/43, pese a su poder de penetración, no eran tan destructivos, dado que carecían de explosivos. El KwK 43 resaltaba además por su notable precisión, dada las altas velocidades iniciales y, por lo tanto, tensas trayectorias.

Los Tigre II que entraron en servicio estaban dotados, en su mayoría, de un visor monocular Turmzielfernrohr 9 d. Este se encontraba en el mismo eje que el cañón, paralelo a él. Se podían seleccionar entre dos, tres o seis aumentos, y a medida que estos aumentaban se disminuía el campo de visión. Cuando el tirador miraba por él, se encontraba con siete triángulos separados por 4 mm uno de otros. Para apuntar debía colocarse el blanco sobre uno de los triángulos, sirviendo la distancia entre ellos para apuntar a blancos en movimiento, y junto a la altura de los triángulos, para calcular la distancia al blanco. Existían además dos escalas ajustables para registrar el alcance, de intervalos de 100 m hasta los 3000 m para los Pzgr 39/43 e intervalos de 500 m hasta los 5000 m para el Sprgr 43.

Esquema interno del Tigre II King Tiger
1.- Estante de munición izquierdo
2.- Soporte giratorio
3.- Asiento del operador de radio
4.- Asiento del conductor
5.- Tensor de la cadena
6.- Frenos de disco
7.- Barras de torsión
8.- Pedal de freno derecho
9.- Pedal de freno izquierdo
10.- Pedal de marcha
11.- Engranaje lateral
12.- Freno de mano
13.- Manivela de elevación del cañón
14.- Brazo amortiguador
15.- Periscopio del conductor
16.- Ametralladora
17.- Cambio de marchas
18.- Equipo de radio
19.- Caja de cambios
20.- Palanca de cambios
21.- Volante de dirección
22.- Cañón
23.- Estante de munición de la torre
24.- Ventilador
25.- Asiento del artillero
26.- Manivela para la rotación de la torre
27.- Soporte del cañón
28.- Visor de puntería
29.- Lanzagranadas
30.- Asiento del comandante

Tipo
Tanque pesado
País de origen
Bandera de Alemania Alemania
Historia de servicio

En servicio
1944–1945
Guerras
Segunda Guerra Mundial
Historia de producción

Diseñador
Henschel & Son (chasis) y Krupp (torreta)
Diseñado
1943
Fabricante
Henschel & Son (chasis) y Krupp (torreta)
Coste por unidad
321.500 RM
Producido
1943–1945
Cantidad producida
4921
Especificaciones (con torreta Henschel2 3 4 )

Peso
69,8 t
Longitud
6,4 m (chasis)
Anchura
3,755 m
Altura
3,09 m
Altura sobre el suelo
50 cm
Tripulación
5 (comandante, artillero, cargador, operador de radio, conductor)


Blindaje
25–185 mm
Arma primaria
Cañón KwK 43 de 88 mm L/71 (86 proyectiles)
Arma secundaria
2 ametralladoras MG 34 de 7,92 mm (5.850 proyectiles)


Motor
Maybach HL 230 P30, motor de gasolina V12
 515 kW (700 CV)
Relación potencia/peso
10 CV/t
Velocidad máxima
38-41,5 km/h por carretera
 15-20 km/h campo a través
Capacidad de combustible
860 litros
Autonomía
170 km por carretera
 120 km campo a través
Transmisión
Maybach OLVAR EG 40 12 16 B (8 marchas hacia adelante y 4 hacia atrás)
Rodaje
Orugas con 9 ruedas de apoyo intercaladas
Suspensión

viernes, 13 de febrero de 2015

KV 1 - S

KV 1S
Versión "Amarilia"
(Maqueta "Trumpetter", escala 1/35
Construido para mi amiga Amarilia, mi "ardilla colorá".

La serie KV fue una línea de producción de una serie de tanques pesados de origen soviético. Fueron bautizados con el nombre del comisario de defensa y político Kliment Voroshílov. En el momento de la invasión de la Unión Soviética por parte de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, los KV eran los carros de combate mejor protegidos de su época, pero sólo constituían el 2%1 del total de las fuerzas acorazadas soviéticas el 22 de junio de 1941.

Su éxito inicial en detener y diezmar a las fuerzas panzer le valió el nombre de "matanazis".

Después de los pobres resultados obtenidos con el tanque pesado multi-torreta T-35, los diseñadores soviéticos empezaron a buscar un nuevo diseño. El T-35 cumplía los requisitos supuestos para un “tanque de ruptura” de la década de 1920 con una gran capacidad de fuego, poca movilidad y poca protección. La Guerra Civil Española demostró la necesidad de dotar de mayor protección a los carros de combate y ésta fue la principal influencia de los diseñadores soviéticos antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Se estudiaron varios diseños antes de iniciar un prototipo. Todos ellos estaban fuertemente acorazados, usaban suspensión de barra de torsión, orugas anchas, y en su manufactura se usaban laminado, moldeado y soldadura. Uno de los diseños principales era el SMK que disminuyó el número de torretas del T-35 de cinco a dos con la misma combinación de armamento.



Finalmente cuando se encargó la construcción de dos prototipos, se decidió por un diseño con una sola torreta, empleando el peso sobrante en un mayor blindaje. El menor tamaño del chasis y la única torreta permitían al diseñador añadir mayor protección al vehículo, manteniendo el peso dentro de unos límites razonables.

Al entrar los soviéticos en la Guerra de Invierno los prototipos fueron enviados a ser probados en condiciones de combate. La coraza del KV demostró ser la más efectiva contra las armas antitanque finlandesas. Rápidamente se envió el KV a producción, tanto el modelo original armado con el cañón de 76,2 mm y conocido como tanque pesado KV-1, como el armado con el obús de 152 mm y conocido como tanque de artillería pesado KV-2.

Al iniciarse la Operación Barbarroja, el Ejército Rojo estaba equipado con 508 tanques KV. La gran baza del KV-1 era su gran blindaje, tanto frontal, como lateral, que le confería la resistencia necesaria para aguantar los proyectiles de 37 mm y 50 mm alemanes.



Sólo el cañón de 88 mm alemán o sus variantes como el 88 mm Flak 18 Selbstfahrlafette Auf Zugkraftwagen de 12 t eran capaces de ponerlo fuera de combate a distancias normales de lucha, pero estos cañones eran muy escasos en 1941.

Durante el 23 y 24 de junio de 1941, un solo KV-2 fue capaz de inmovilizar el avance de la Sexta División Panzer en la cabeza de puente del río Dubissa en Lituania, retrasando el avance sobre Leningrado.1 Los rusos denominaban a este tanque, el Mata-nazis.







Durante el desarrollo de la Batalla de Moscú, una división de tanques KV-1 en conjunto con tanques T-34 detuvo al 2º cuerpo Panzer alemán al mando de Heinz Guderian en Mzensk, cerca de Orel. Solo el socorro del 2º Ejército salvó a las fuerzas de Guderian de ser totalmente destruidas.

Las 45 toneladas del KV sobrepasaban el peso de la mayoría de los tanques de su época y doblaba el peso del más pesado de los tanques alemanes. Las ventajas del KV eran una armadura impenetrable por ninguna arma montada sobre otro tanque, a menos que fuera disparada a quemarropa a distancias por debajo de los 100 m y por los laterales, una buena potencia de fuego, y una buena flotabilidad en terrenos blandos. Sus desventajas eran su lentitud y poca maniobrabilidad, una transmisión pésima, poca visibilidad y una pobre ergonomía.



 A finales de 1942 los alemanes disponían de un creciente número de cañones antitanque PaK 40, capaces de perforar la armadura del KV-1 con lo que la principal ventaja que tenía con respecto al T-34 desapareció. A pesar de que el cañón de 76 mm que montaba era adecuado, era el mismo que montaba el T-34, más pequeño, rápido, barato y fácil de construir que el KV-1.

Las ventajas respecto al T-34 eran un poco más de blindaje, pero al poder ser penetrado a grandes distancias por los cañones largos de 75 mm y no aportar nada diferente al T-34, se decidió finalmente apartarlo de producción y concentrarse en la producción de este último.

Los oficiales soviéticos se quejaban del mal estado en el que volvían sus KV a los talleres de reparaciones, pues aunque el grueso blindaje los protegía de la mayoría de los cañones enemigos, el número de impactos en la torre y la barcaza de los KV daba la impresión de que los habían maltratado. Algunas fotos muestran más de 30 impactos que no penetraron en las torres, llegando en algunas ocasiones a más de 300 impactos en todo el tanque según informes alemanes.

Los cañones de 88 mm antiaéreos eran los más efectivos contra estos tanques, pero la escasez de ellos ayudó a que el KV fuera un buen tanque hasta la llegada de los cañones largos de 75 mm equipados con proyectiles de punta de wolframio perforante.



Un problema compartido con la mayoría de tanques de la época era la falta de municiones. En 1941, la falta de proyectiles perforantes estaba muy extendida, dando problemas a la hora hacer frente a carros inferiores en armamento y protección. Fácilmente se podrían haber conseguido numerosas victorias parciales por los soviéticos si hubieran dispuesto de unas tripulaciones entrenadas y proyectiles adecuados a las circunstancias.

A pesar de todo y gracias a su inicial superioridad, el KV-1 fue uno de los pocos carros de combate soviéticos elegidos para continuar su producción después de la reorganización de la producción de carros soviética. Debido a la estandarización compartió el mismo motor, transmisión y cañón que el T-34, fue construido en grandes cantidades y recibió frecuentes mejoras. La ventaja de su motor frente a los carros alemanes era el uso del diésel, menos inflamable y con mayor autonomía, pero que suministraba una potencia inadecuada para el peso del KV.



El KV-1 siguió aumentando el espesor de su blindaje para compensar el aumento de la efectividad del armamento alemán. Este proceso culminó en el KV-1 modelo 1942 (KV-1C) que estaba muy acorazado pero al que no se dotó de un mejor motor para compensar el aumento de peso. Los tanquistas hicieron notar que aunque estaban bien protegidos, su movilidad era pobre y no ganaban en potencia de fuego sobre el tanque medio T-34.

En respuesta se desarrolló el KV-1S, más ligero, con una coraza más delgada y una torreta menos alta con la intención de ganar más velocidad. De todas formas, el adelgazamiento de la armadura llevó a preguntarse por qué producir este modelo cuando el T-34 podía hacer lo mismo que el KV de una forma más barata.

 A mediados de 1943 el programa de tanques pesados soviético estaba a punto de cancelarse.



La aparición del Panther alemán en el verano boreal de 1943 convenció al Ejército Rojo de la necesidad de actualizar sus fuerzas acorazadas por primera vez desde 1941. Los soviéticos necesitaban mayores tanques para contrarrestar el creciente número de Panther y Tiger alemanes.

Una actualización menor de la serie KV fue el KV-85, basado en el KV-1S con una nueva torreta diseñada para el KV-13 y que montaba el cañón de 85 mm D-5T usado en el SU-85 y en las primeras versiones del T-34-85. La gran demanda del cañón de 85 mm afecto la producción y sólo se produjeron 130 unidades durante el otoño-invierno de 1943-44 antes de que el diseño fuera reemplazado.

Los soviéticos no catalogaron los modelos del KV-1 durante la guerra, por lo que designaciones como modelo 1939 fueron introducidas posteriormente por publicaciones militares. De todas formas estas designaciones no son estrictas y se circunscriben a modificaciones importantes. Designaciones del tipo KV-1A fueron introducidas por los alemanes durante la guerra.

KV-1S – Una variación del modelo 1942 con mayor velocidad y una armadura más ligera. La torreta se hizo más pequeña y la parte trasera del casco fue rediseñada. Se construyeron 1.370 unidades.
KV85 – El modelo KV-1S con el cañón de 85 mm D-5T en la torreta de un IS-1. Se fabricaron 130 unidades de este modelo en septiembre-octubre de 1943 antes de que la serie IS entrara en producción.

KV-8S (25) – Un KV-1S con la ametralladora reemplazada por un lanzallamas y el cañón principal reducido a uno de 45 mm.


Especificaciones
Peso 45 Tn
Longitud 6,75 m
Anchura 3,32 m
Altura 2,71 m
Tripulación 5
Blindaje Hasta 90 mm
Arma primaria Cañón F-32 de 76,2 mm
Arma secundaria 4 x 7,62 mm ametralladoras DT
Alcance 335 km
Motor V-2 diésel de 12 cilindros
600 CV
Velocidad máxima 35 km/h
Suspensión barra de torsión